Psicología

Es mi formación de base, trabajo desde una visión integral del ser humano. No estamos separados del cuerpo y nuestra mente funciona muchas veces en modo automático lo que hace que no conectemos con lo que nos gusta o lo que necesitamos en cada momento. Achicar la distancia entre mente y cuerpo es una tarea que requiere de un proceso constante. Por eso aplico a mi trabajo herramientas con el objetivo de hacer foco en las necesidades de cada uno y tomando contacto con el cuerpo, así volvemos a este momento presente. El entrenamiento de conciencia es de todos los días y la mente necesita ser educada para que esa brecha mente-cuerpo sea cada vez menor. Es importante aprender a utilizar los recursos que tenés para que puedas ponerlos en práctica cuando las circunstancias te lo piden. En estos tiempos tan vertiginosos es importante proponerse estar atento a lo que va sucediendo para que no te dejes llevar por las circunstancias y puedas ser el propietario de tu vida. Me refiero a estar viviendo en el momento presente.

Cuando se actualizan cosas viejas, estás anclado a lo que pasó o te adelantás a lo que pasará y eso te genera tanto un estado de ansiedad como de depresión. Pero si no contás con herramientas para resolver, pedí ayuda, no te quedes esperando ni tampoco naturalices ese estado. Actualmente muchas personas se encuentran en estos estados emocionales y para salir de ahí es necesario frenar y observar qué es lo que te está faltando para seguir. Un duelo, una separación, un despido, un accidente, puede ser motivo para que se actualicen situaciones viejas que hoy no te permitan desarrollarte y trabajar en lo que te gusta. No poder subir a un medio de transporte, dar un examen, vértigo, salir de tu casa, tener una relación estable. El sufrimiento proviene de una mente mal orientada. Por eso el dolor nos hace crecer y evolucionar y el sufrimiento nos estanca y nos bloquea. La sanidad mental es una elección.