Mindfulness

El estado de conciencia que provoca la atención plena que le dedicas a cada cosa que hacés es un entrenamiento de todos los días. No hay vacaciones para este proceso.Si te descuidas un momento te perdés en tus juicios y tu mente empieza a viajar y a llevarte hacia lugares de los que muchas veces te cuesta salir. Por eso es un proceso que lleva tiempo y mucha dedicación. Aprender a alejarte de los pensamientos, a dejar que pasen sin que te afecten. A poner tu atención a este momento sin anticiparte a lo que pasará o a aferrarte a lo que pasó. De esta manera reducís el sufrimiento y potenciás tus herramientas.

No podrías vivir sin la capacidad de estar en este momento, aunque en el mismo andar te aparezcan miles de pensamientos. Esos pensamientos son los que te atosigan . Para lograr un cambio es importante observarlos y ver qué es lo que te atraviesa por el cuerpo mientras aparecen. Estate atento por lo que pasa por tu cabeza por un instante. Entendé que todo lo que actúas, lo que sentís, lo que pensás es producto de tus creencias. Vos sos el responsable de lo que te pasa, entonces cuando hay una situación que ya no te es funcional, necesitás un cambio.