EMDR

Es una técnica que aplico cuando es necesario desensibilizar un trauma o síntoma que sigue causando molestia, dolor, ansiedad o mucha angustia. Se trabaja con movimientos oculares para que en el proceso se acomode aquello que lo originó. Hay creencias que refieren directamente a quienes somos. “Soy miedoso”, “me va a pasar algo malo”, “no valgo nada”. También a lo que hacemos “soy incapaz de hablar en público”, “no sirvo para rendir bien un examen”, “no sé escribir”. Estas formas de pensamiento condicionan la conducta. Cuando una amenaza por un peligro físico o emocional aparece, nuestro sistema nervioso se prepara para reaccionar. El ritmo cardíaco aumenta, la respiración se acelera, se tensan los músculos. El estado psicológico se pone en alerta. Cuando el peligro pasa, todo vuelve a la normalidad.

Si la intensidad de esas emociones es abrumadora, nuestro cuerpo se mantiene en alerta permanentemente. Esto paraliza y bloquea la conducta de la persona. Por eso es necesario revisar las creencias y pedir inmediatamente ayuda a un profesional. Cuando estás muy angustiado, o nervioso, ansioso o con una tristeza que no te deja avanzar, algo necesitás modificar. Son señales que se presentan para mejorar un estado Esta técnica te permite que desensibilices un trauma o síntoma que no te deja avanzar y junto con un acompañamiento podés recuperar tu vida cotidiana.